Compartir
Crónicas de Cisco – Las Olimpiadas de Star Labs
4.8 de 13 votos

Entonces… Los últimos días no han sido los más brillantes que haya visto Star Labs. Pero bueno, si hemos aprendido algo y es que lo malo siempre se puede poner peor. Resumiendo, Ralph estaba teniendo esos sentimientos por una de las metahumanas del autobús que ahora, se ha ido… Y Barry ahora está en un “periodo de licencia indefinido”. No de ser Flash, del departamento de policía, ya sabes, el lugar que le paga y que no involucra estar casi muriendo todos los días.

Pero no temas, las Olimpiadas de Cisco están aquí para alegrar el día de todos. Así es, fanáticos del deporte: Soy un adicto a las olimpiadas del orden más alto. Y con las ceremonias de clausura ahora en la puerta de la esquina, estaba esperando una solución. Así que pensé, qué mejor manera de alimentar mi necesidad y animar a mis amigos que organizar los primeros Juegos Olímpicos del Team Flash.

El evento de inicio fue una carrera de trineo en la rueda de hámster. Incluso logré que Caitlin lo congelara para nosotros. Barry prometió no hacer trampa, pero estoy bastante seguro de que se volvió un completo niño tramposo porque terminó en tres décimas de segundo.

El siguiente fue un salto de estilo libre del techo de Star Labs. Lo cual puede sonar como una mala idea, pero Ralph se estiró en forma de trampolín para que aterrizáramos, así que en realidad fue increíble. Al menos, eso creía. Joe se divirtió menos después de aterrizar en su arma. Pero bueno, nadie le dijo que subiera como todo un Macho Man.

Como todos estábamos empatados después de los dos primeros eventos (dependiendo de cómo te sientas acerca de que Barry fuera descalificado de lo del trineo), fuimos a la muerte súbita: Curling. ¿Cómo puede ser que eso no sea lo más genial desde los chicles sabor a galleta con chocolate y malvavisco? Bueno, esa pregunta se puede responder con una simple palabra… ¡Harry!

Sí, en contra de mi buen juicio, decidí formar un equipo con el único hombre en la Tierra que posee la capacidad de hacer llorar una cebolla. Cabe destacar que no salió bien. Después de mucha deliberación, “nosotros” decidimos que ser barredor era indigno de Harry, aunque le expliqué extensamente que el curler era un trabajo mucho menos importante.

Cuando inevitablemente perdimos ante IrisBarry, de lo cual todavía dudo la legitimidad de eso, Harry me persiguió por mi taller con la escoba mientras me explicaba las formas elaboradas en que pretendía perjudicarme. Hasta que… Resbaló en la pista de hielo que tal vez yo haya creado, o no, para actuar al unísono con el fenómeno estadounidense de patinaje artístico, Nathan Chen. Harry todavía no se ha despertado de la caída, pero estoy bastante seguro de que ninguna grapadora, dispensador de cinta, bolígrafo u otra parafernalia de escritorio estarán a salvo cuando lo haga.

Fuente: Tumblr – Crónicas de Cisco

Comentarios

Comentar